Atraves De La Biblia Hero

Abril 8, 2021 Devocion

Deuteronomio 32:28-52, Lucas 12:35-59, Salmos 78:56-64, Proverbios 12:24

“Trabaja duro y serás un líder; sé un flojo y serás un esclavo.” (Proverbios 12:24)

Numerosas veces en la Biblia encontramos al Señor afirmando el valor del trabajo arduo en nuestras vidas. Dios estaba diciendo una y otra vez que Él aprecia, honra y bendice a aquellos que están dispuestos a trabajar diligentemente.

Pregunta: “¿Por qué muchas personas no hacen un esfuerzo excelente en sus vocaciones o carreras?” Muchas veces las personas no trabajan duro porque carecen de incentivos, están abrumadas por las presiones de la vida, han sido lastimados (y no han podido superar ese dolor) o simplemente son vagos. La Palabra de Dios indica, sin embargo, que el Señor mira con extremo desdén a alguien que no trabaja duro. En Primera de Timoteo 5:8 leemos: “Si alguno no mantiene a sus parientes, y especialmente a su familia inmediata, ha negado la fe y es peor que un incrédulo”. Segunda de Tesalonicenses 3:10 nos dice: “Si un hombre no trabaja, no comerá”. La Palabra de Dios condena la pereza y la falta de pasión y esfuerzo para mantener a la familia.

Segunda Pregunta: “¿Cuáles son algunas de las razones para que la gente trabaje duro?” Su respuesta puede incluir alguna o todas las siguientes: pagar facturas, mantener a nuestras familias, avanzar en nuestras carreras, ahorrar dinero para emergencias, tener cosas bonitas o poder participar en muchas actividades. Todas esas son razones legítimas para trabajar con diligencia en nuestras profesiones. Hay algunas razones aún mayores para que trabajemos duro en nuestras vocaciones y carreras.

Debemos trabajar duro porque es una manera de exaltar al Señor. Pablo escribió: “Todo lo que hagas, ya sea de palabra o de hecho, hazlo todo en el nombre del Señor Jesús” (Colosenses 3:17), y “Trabajen de buena gana en todo lo que hagan, como si fuera para el Señor y no para la gente. Recuerden que el Señor los recompensará con una herencia y que el Amo a quien sirven es Cristo”(Colosenses 3:23-24). Esos versículos nos recuerdan que cuando trabajamos duro, estamos trayendo gloria y honor al Señor. Esos versículos también nos recuerdan que debemos tener actitudes buenas y piadosas en nuestros lugares de trabajo, porque estamos “trabajando para el Señor y no para los hombres” y porque nuestra verdadera recompensa vendrá del Señor.

Otra razón para trabajar duro es porque nos ayuda a evangelizar a los demás. La Biblia nos indica que los perdidos y los impíos nos vigilan incluso cuando trabajamos, y que nuestros esfuerzos pueden utilizarse para hacerles conscientes de que realmente servimos a Dios en cada área de nuestras vidas y les damos un incentivo para conocer al Señor. Daniel es un ejemplo de esto. Trabajó duro y ascendió en los rangos de los gobiernos de dos reinos, a pesar de que nació en otra nación. Fue un ejemplo tal para los demás, incluso en su “vida laboral”, que la Biblia dice que aunque otros trataron de criticarlo, no pudieron porque “él era digno de confianza y no era corrupto ni negligente” (Daniel 6:4). . Finalmente, Daniel quedó atrapado por los celos de los que lo rodeaban y su vida se habría extinguido, pero debido a su fe en el Señor y el poder del Señor sobre él, se le perdonó la vida. Entonces, el rey persa Darío, que ya había notado la conducta piadosa de Daniel y su ética de trabajo diligente, declaró que toda la nación debía adorar al Dios de Daniel (Daniel 6:1-23). Eso es lo que Dios puede hacer a través de nuestro testimonio en el trabajo cuando somos fieles para vivir para Él y cuando damos un excelente esfuerzo en nuestras vocaciones.

Al orar hoy: 1) Ore para que el Señor le revele su actitud y esfuerzo en su lugar de trabajo, y busque el perdón si no es todo lo que debería haber sido, o busque más dirección, si ha estado trabajando diligentemente y con una actitud de Cristo; 2) Ore para que el Señor le muestre cómo honrarlo mejor y llegar a otros a través de su vocación; y 3) Ore por aquellos para quienes trabaja y con los que trabaja hoy.