Atraves De La Biblia Hero

Abril 7, 2021 Devocion

Deuteronomio 31:1 – 32:27, Lucas 12:8-34, Salmos 78:32-55, Proverbios 12:21-23

“Luego Moisés mandó llamar a Josué y, en presencia de todo Israel, le dijo: «¡Sé fuerte y valiente! Pues tú guiarás a este pueblo a la tierra que el Señor juró a sus antepasados que les daría. Tú serás quien la repartirá entre ellos y se la darás como sus porciones de tierra. No temas ni te desalientes, porque el propio Señor irá delante de ti. Él estará contigo; no te fallará ni te abandonará».’” (Deuteronomio 31:7-8)

En la Biblia, hay 365 ocasiones en las que el Señor dice: “Sé fuerte y valiente. . . No temas ni te desanimes, porque el Señor tu Dios está contigo”. Él sabía cuánto lucharíamos contra el miedo y el desánimo, por lo que nos dio esta promesa 365 veces, una promesa para todos los días del año. Los israelitas ciertamente estaban luchando contra el miedo en este momento de su viaje. Moisés, su líder durante 40 años, acababa de ser informado por Dios que después de 120 años, su tiempo había terminado y que no viajaría con los israelitas a través del río Jordán hacia la tierra de Canaán.

Pregunta: “¿Cómo se hubiera sentido y respondido si hubiera estado en esta posición, perdiendo al único líder que había conocido en 40 años?” Moisés fue el que vino y habló por los israelitas cuando estaban en servidumbre y esclavitud en Egipto. Él fue quien tuvo el coraje de enfrentarse al faraón de Egipto, el gobernante más grande de ese día. Dios usó a Moisés para realizar milagros y traer plagas contra los egipcios, lo que llevó a que a los israelitas se les concediera la libertad. Él fue el que animó a los israelitas a “quedarse quietos y ver la salvación del Señor” cuando se enfrentaron al Mar Rojo, y el que tuvo la fe para conducirlos a través del Mar Rojo en tierra seca. Moisés había orado e intercedido por los israelitas muchas veces, para que pudieran recibir pan del cielo, la victoria sobre sus enemigos y ser perdonados incluso después de haberse apartado del Señor y adorar a dioses falsos. Él fue el que escuchó a Dios por ellos. Ahora, después de 40 años de llevar a los israelitas a escuchar y seguir al Señor, Moisés pronto los dejaría, para ser enterrado por Dios en la cima de una montaña remota, mientras los israelitas avanzaban hacia la Tierra Prometida.

Aunque Moisés ya no sería su líder, el Señor no había abandonado a los israelitas. Dios le había dado instrucciones a Moisés para preparar a Josué para que se hiciera cargo y dirigiera a los israelitas. Moisés les dijo: “Josué es su nuevo líder, e irá con ustedes, tal como el Señor lo prometió” (Deuteronomio 31: 3b). Sin embargo, lo que es más importante, el Señor había prometido: “El Señor tu Dios mismo pasará delante de ti. Destruirá a las naciones que allí habitan, y tú tomarás posesión de su tierra” (Deuteronomio 31: 3a).

Segunda Pregunta: “¿Cómo te ayuda la promesa del Señor de Su presencia a superar el miedo y el desánimo, incluso cuando estás en medio de tiempos de transición?” Él promete una y otra vez que “nunca nos dejará ni nos desamparará” (Hebreos 13:5), y que “estará con nosotros hasta el fin de los tiempos” (Mateo 28:20). En otras palabras, conocer y apreciar la presencia del Señor en nuestras vidas es lo que nos permite superar el miedo, la incertidumbre y el desánimo, y seguir adelante para experimentar grandes victorias para Dios en nuestras vidas.

Tercera Pregunta: “¿Qué tan consciente está de la presencia diaria del Señor en su vida y qué le permite experimentar y deleitarse en Su presencia de la mejor manera?”

Al orar hoy: 1) Ore para que experimente de una manera nueva y fresca la presencia de Dios en su vida; 2) Ore para que pueda superar el miedo, la incertidumbre y el desánimo, y 3) Ore para que el Señor le proporcione los líderes que necesita para ayudarlo a seguir adelante con el Señor.